Google Tafecyt
1 de Octubre del 2014
LA VICEMINISTRA DE TRIBUTACIÓN, RESPONDE A LOS GREMIOS DE CONTADORES
En respuesta a la Nota del Colegio de Contadores del Paraguay y a similares pronunciamientos de otros gremios por medio de los cuales rechazan las recientes resoluciones de la SET que establecen nuevos requerimientos para el ejercicio de la auditoria impo
En respuesta a la Nota del Colegio de Contadores del Paraguay y a
similares pronunciamientos de otros gremios por medio de los cuales
rechazan las recientes resoluciones de la SET que establecen nuevos
requerimientos para el ejercicio de la auditoria impositiva y “me
retiran su apoyo”, tengo a bien manifestarles cuanto sigue:

Como he señalado en repetidas ocasiones, al emitir las resoluciones
cuestionadas por Ustedes no hice otra cosa que cumplir estrictamente
lo que la Ley 2421 en su Art. 33 ME OBLIGA A HACER en razón del cargo
que ocupo. (Reglamentar el Registro de Auditores Impositivos y
establecer las normas técnicas en base a las cuales se deben realizar
los trabajos, entre otras facultades).

He respondido puntualmente, por medio de extensas notas y numerosas
declaraciones públicas, a todos y cada uno de los cuestionamientos que
dicha reglamentación ha generado, sobre todo de parte de personas
que se han sentido afectadas en sus intereses cuando nos
vimos obligados a revisar el esquema que se venía aplicando para
emitir los dictámenes de auditoría, después de descubrir descomunales
fraudes tributarios a partir de Declaraciones Juradas respaldadas con
dictámenes en limpio de auditores impositivos.

Reiteradamente he señalado también el llamativo contraste en la actitud de
los gremios, que mientras aceptan sin cuestionamientos las
normativas aún más rigurosas de los demás órganos de control de
nuestro país que regulan desde hace años la práctica de la auditoría
externa, por otro lado rechazan la decisión de la SET de poner en
vigencia las mismas normas, seguramente porque creen que por mi
condición de Auditora Independiente, estoy obligada a ubicar en
segundo plano los intereses generales del país, anteponiendo en cambio
una distorsionada e interesada interpretación de “solidaridad
gremial”.

He dedicado muchísimo tiempo a reunirme, escuchar y atender varias de las
sugerencias de modificación que sí podían ser atendidas, no sólo con
relación a las auditorías impositivas, sino a otras exigencias que en
su momento también generaron resistencia y fueron consideradas “de
imposible cumplimiento” por los gremios (como el caso de la Resolución
1/13 que requería la presentación de balances), y que hoy
sin embargo están siendo normalmente cumplidas por todos los
afectados.

Como es también mi obligación, he tomado razón de las quejas y reclamos de
un sector del empresariado que solicitó dejar sin efecto la
exigencia de las auditorias impositivas, atendiendo la innegable
realidad de que en las condiciones actuales, la escasa confiabilidad
de un número importante de los informes presentados, los hace poco
eficaces para los fines de prevención y control que motivaron su
establecimiento como requisito obligatorio. Como muestra de esta grave
situación, cabe recordar que el 85% de los Estados Financieros
de los contribuyentes vinculados a la mega evasión, cuenta con
Dictámenes en Limpio de Auditores Impositivos.

Sin embargo, a pesar de ese planteamiento, mi propuesta constante a
Ustedes ha sido siempre la de buscar mejorar la calidad de la
auditoría tributaria, para preservarla como instrumento útil para los
empresarios y para la Administración Tributaria; como la única manera
de poder justificar la continuidad de su vigencia; y aprovechar las
ventajas de la nueva realidad de nuestro país; una oportunidad
probablemente única para la profesión, aceptando el inmenso desafío
que implican las auspiciosas circunstancias económicas y de
crecimiento que vive el Paraguay.

Comprendo el derecho que tienen Ustedes de defender los intereses de sus
asociados; pero les reitero que una de mis responsabilidades es
precautelar el derecho que también tienen los contribuyentes de
recibir un servicio profesional útil y consistente por el que están
obligados a pagar, más aún cuando varios empresarios nos han señalado,
que “una auditoria bien hecha, no sólo nos sirve para el
cabal cumplimiento de nuestras obligaciones tributarias, sino también
nos facilita la gestión y obtención de recursos en el sistema
financiero, a la vez de resultar igualmente válida para los
accionistas e incluso para potenciales inversionistas”. Además, les
reafirmo que es deber de la SET hacer cumplir el principio
constitucional de que el interés público debe primar por sobre
cualquier otra consideración de carácter particular o corporativo.

Tomo nota del retiro de apoyo; no obstante ello, seguiremos trabajando en
la SET, siempre abiertos al dialogo que busque elevar el nivel de la
práctica profesional, escuchando las valiosas opiniones de los
numerosos Colegas independientes que sí comprenden la dimensión y la
trascendencia de los cambios positivos que buscamos para nuestro país.

Finalmente, les comunico que, por obvias razones éticas, he tomado la
decisión indeclinable de renunciar a los cargos de Directora por
Paraguay de la ASOCIACIÓN INTERAMERICANA DE CONTABILIDAD – AIC y de
Presidenta de la Comisión Técnica Interamericana de Auditoría, cargos
para los cuales en su oportunidad he sido nominada por las mismas
autoridades gremiales que hoy me retiran su apoyo. Aprovecharé mi
participación como disertante en la Cumbre de las Américas, uno de los
más importantes eventos internacionales de la profesión a
realizarse en los próximos días en Nicaragua -a donde, dicho sea de
paso, viajaré cubriendo personalmente todos mis gastos- para reunirme
con las Autoridades de la AIC, comunicarles esta decisión, y
despedirme después de más de 20 años de trabajo en dicha Organización,
en la que tuve el honor de ejercer los más altos cargos
técnicos a nivel continental.

Reafirmando la invariable predisposición mía y de la SET para seguir
dialogando con todos los profesionales y sectores de la Sociedad que
comprenden la imperativa necesidad de construir juntos un nuevo país,
les saludo muy atentamente.